martes, 15 de enero de 2013

Pinares del Rodeno, campamento maqui y barranco Ligros

Campamento maqui y barranco Ligros
La Sierra de Albarracín es un santuario para el pinar de rodeno (Pinus pinaster). Este tipo de pino tiene una mediana altura, corteza áspera que tiende a un color rojizo. El principal uso tradicional ha sido la extracción de su abundante resina.


La extensión de este pinar, el interés geológico de la zona y las huellas culturales dejadas por el hombre desde el Neolítico con su pintura rupestre, hicieron que éste fuera el primer Espacio Natural Protegido declarado en la provincia de Teruel (1995).
La roca predominante en el suelo es la arenisca roja, que ha sido modelada redondeando sus formas durante miles de años por los agentes atmosféricos. Las principales formas producidas por la erosión en estas rocas son las hoces encajonadas para el paso de cursos de agua, y otras más extrañas como los taffoni (huecos semiesféricos en la pared rocosa) o las gnammas (grandes depresiones circulares en la superficie de la roca).
 En cuanto a la vegetación, el rodeno no es el único árbol que encontramos en este medio. También hay carrascas y rebollos y en cuanto a los arbustos: enebro, jara y brezos, además de plantas aromáticas completan el listado.
También existe un área donde predomina la roca caliza. Aquí, el relieve se suaviza y aparecen zonas llanas elevadas. Este espacio está ocupado por otros tipos de pino como el laricio y el silvestre, acompañados de otras especies como la sabina.
En cuanto a los animales asociados a este Paisaje encontramos la fauna típica del bosque mediterráneo con ejemplares de jabalí, corzo, ciervo, zorro, garduña, gato montés, ardilla y liebre.
Los frondosos montes de la sierra de Albarracín ocultan los senderos recorridos por el maquis durante la década de los cuarenta del siglo XX .
Parece una plaza de toros, rodeada de grandes peñascos y espesos pinares. "Es un lugar que se presta a una buena defensa, donde es posible resistir y retirarse con seguridad”. Así describe Florián García, un exmaqui de la Agrupación Gerrillera de Levante y Aragón (AGLA), el enclave del corazón de la sierra de Albarracín donde los guerrilleros mantuvieron activo durante dos años un centro de formación militar.
 El campamento de la partida de Los Navarejos, en el término municipal de Albarracín pero muy próxima al núcleo urbano de Tormón, se constituyó en el punto neurálgico de la actividad de la AGLA entre 1945 y 1947. Actualmente, es un lugar de exuberante belleza natural fácilmente accesible.
Las pistas forestales para la extracción de madera y la silvicultura bordean un paraje que en los años cuarenta era casi inaccesible. Por todos lados, grandes montículos de piedra de rodeno se levantan por encima de densos pinares de intenso color verde.
El antiguo campamento se ha llenado de maleza y el círculo rodeado de peñascos se ha alfombrado de pinos jóvenes nacidos gracias a las abundantes precipitaciones de la sierra.
 La zona se caracteriza por la presencia de grandes bloques desgajados de rodeno entre los que crece una frondosa vegetación. Las hendiduras entre las masas pétreas tuvieron en su momento un papel fundamental como vías de escape en caso de ataque. Ruta para Gps en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada