sábado, 29 de septiembre de 2012

Via verde La Puebla de Valverde- Navajas Salto de la novia





Partimos de la “Fonda de la Estación”, anexa a la vía verde. Iniciamos el recorrido por un agradable tramo de descenso entre preciosas sabinas y más adelante encinares. Pasamos cerca de Sarrión, aunque hay que desviarse para acceder a la población y poco después también cerca de la Estación de Mora de Rubielos.

   Tras un breve túnel (iluminado) cruzamos el río Albentosa por el magnífico viaducto de la foto. Arriba queda la población de Albentosa, también accesible desde la vía verde. Poco después comenzamos el tramo de ascenso hasta alcanzar la Comunidad Valenciana y la localidad de Barracas. Si vamos a entrar en Barracas ojo con el acceso al pueblo pues no está señalizado y podemos pasarnos de largo (en la primera casa, dejar la vía verde por la derecha para tomar una carretera que gira bajo la propia vía verde y el ferrocarril).Te proponemos que disfrutes de la Vía Verde de Ojos Negros en bici, desde Barracas hasta Navajas, pasando por bellos parajes y divertidos túneles
Una vez llegamos a Barracas comenzaría la bajada y nada más que casi 40 kilómetros rodando y pinchando .Conclusión ruta para hacer ya que los parajes son dignos de ser vistos y como no con buen almuerzo y gran compañía.

(1) Cuenta la historia que los amores que aquí se pronunciaran, antes de unirse en matrimonio, debían de cumplir un ritual de amor…
Así empieza la leyenda que nos sirve de excusa para acercarnos al paraje natural del Salto de la Novia, en Navajas, pueblo de veraneo de la burguesía valenciana de los S. XIX y principios del XX y cuyo aire todavía se respira en los palacetes y casas que envuelven su olmo centenario.
Bajaremos al rio entre campos buscando el área recreativa del Nogueral para seguir por un camino hasta una casa y un puente donde encontraremos marcas de senderos. Vamos siempre paralelos al rio encontrando algunos pasos entre rocas y pasando por varias fuentes entre las que destaca la Fuente del hierro con sus 13 caños. Enlazamos con la carretera y al poco encontramos a nuestra derecha la cascada del Tío Juan a la que podemos acceder por unas escalinatas.

Después de pasar la fuente de Mosen Miguel llegaremos al paraje conocido como Salto de la Novia, nombre que toma, no por el salto de agua de la cascada del brazal que con más de 50 metros vierte las aguas sobrantes del riego de nuevo al Palancia sino por las dos piedras que hay que saltar para cruzar al otro lado del río y que es donde, según la leyenda, la novia al saltar cayó al agua y el amado al intentar rescatarla murieron ahogados
(1) … Dicen que tan solo en las noches de luna llena, cuando los luceros danzan en el firmamento, los enamorados se acarician mientras sus labios y miradas renuevan las promesas de amor eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada