martes, 26 de abril de 2011

Ordesa 2010

Ordesa 2010




Entrar en el Valle de Ordesa es como entrar en una catedral natural de roca y árboles. Acceder en coche es como un pequeño sacrilegio, pero es la mejor opción si queremos disfrutar de los encantos del Parque en un sólo día.

La caminata por la Faja Racón nos permitirá tener una visión general del Valle de Ordesa y su duración y dificultad son perfectamente asumibles por cualquier caminador medio. Como el sendero es circular, no importa donde empezemos, salvo que si lo hacemos a la altura de la Antigua Casa de Información la subida inicial es bastante dura. Por eso recomendamos iniciar la ruta en dirección a la Cola de Caballo y a la altura del monumento a la Virgen del Pilar tomar el desvío a la izquierda que nos adentra en un espeso bosque de hayas y nos aleja del camino principal. El camino poco a poco se va abriendo y la subida va apretando, pero bajo el abrigo de los árboles se hace llevadero.

Un buen sitio para hacer una parada es en el puente que nos desvía hacia la Cascada del Cotatuero, visible a lo lejos, y en donde hay un pequeño refugio de madera.

A partir de aquí la senda cambia de color y el Valle entero se hace visible a nuestros pies. En la caminata nos acompañan escarpadas paredes de más de 400 metros, La Faja Racón. Sólo hay que tener un poco de cuidado en este tramo, un poco expuesto a caídas en algunos puntos y hasta finales de Mayo con probables placas de nieve.

El camino es plácido y permite disfrutar continuamente de las vistas al valle y de los pequeños descubrimientos de la fauna local como el sarrio del pirineo, la marmota, la lagartija ibérica y la muy habitual víbora áspid (peligorsa por su mordedura venenosa, pero inofensiva por su carácter asustadizo).

Cuando el Tozal del Mallo es bien visible y nos acercamos al Barranco de Salarons empezamos la bajada, la parte más exigente para las piernas. Una hora de bajada en la que el rumor del río Arazas nos indicará que la carretera, La Pradera y el fin de la ruta están cerca.

Creado el 16 de agosto de 1918 el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido protege una superfície de 15.608 Hs con una gran diversidad de flora, fauna y especies autóctonas únicas en el mundo como el quebrantahuesos. El 1997 fue considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, confirmando lo que ya se sabía. Más de 600.000 personas lo visitan cada año, así que no está de más seguir las recomendaciones del Parque para, en la medida de lo posible, conservarlo intacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada